Ciencia o Ficción: el Caso Montes

Un falso documental sobre ciencia y vampirismo

Ciencia o Ficción: el Caso Montes

En agosto de 1986, en el pueblo salmantino de La Peña, Quico Santos decapitaba de un hachazo a su vecino Vicente Montes. Una psiquiatra forense es enviada para esclarecer lo sucedido. Asesinato, profanaciones de tumbas, algo de sangre... Estamos ante un falso documental de ciencia y vampiros producida por Albireo Cultura Científica, Cosmosfan, la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología y la revista Muy Interesante.

En formato miniserie de tres episodios, con una duración de diez minutos cada uno, forma parte del proyecto “Ciencia o Ficción” financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) en su convocatoria de ayudas para el fomento de la cultura científica, tecnológica y de innovación.

La película plantea cómo se ve el mito del vampiro desde el folclore, que en nada tiene que ver con el que estamos más acostumbrados, el derivado de la novela Drácula. Por otro lado, la presencia de la protagonista, una psiquiatra forense llamada Lourdes Serrano interpretada por Arancha García-Ormaechea, da pie al enfoque científico de un caso con tintes aparentemente sobrenaturales. De este modo se afrontan y explican enfermedades como la porfiria, desde siempre catalogada como la “enfermedad de los vampiros”, y los motivos que pueden llevar a una persona a creer en cosas increíbles.

El rodaje de esta producción se ha realizado en el propio pueblo salmantino de La Peña, situado en el parque natural de Las Arribes del Duero, y en diferentes localizaciones la ciudad de Zaragoza.

Una de las cuestiones más llamativas es que se han utilizado como argumentos de guión situaciones reales que se han dado en Europa Central, una de las cunas del mito del vampiro: así, las diversas muertes sucedidas en corto espacio de tiempo siempre se han considerado como prueba de la existencia de un vampiro, al igual que la anemia es indicativo de que quien la sufre ha sido atacada por un no-muerto. De igual modo, en la película se reconstruye lo sucedido en 1722, cuando centroeuropa sufrió una 'epidemia de vampiros' que hizo intervenir al oficiales médicos del ejército austríaco.

En este falso documental todas las referencias históricas, médicas y antropológicas son exactas y se han utilizado para construir una historia ambientada en 1989 en un perdido pueblo castellano-leonés.